¡Los Hombres de Verdad, SI abrazan!

Este es un artículo que escribió REID Mihalko, co-creador de la Cuddle Party que quiero compartir con vosotr@s:

¡Los Hombres de Verdad, SI abrazan!

Leyendas de la Montaña de Cachorros

por REID Mihalko, Facilitador de Pijamas.

Bill Maher declaró recientemente en su nuevo programa de la HBO “Real Time with Bill Maher” que “Abrazar es de chicas”. Continuó sugiriendo sarcásticamente que las Cuddle Parties no son de hombres, asegurando que el único momento en que un hombre debería decir que necesita un abrazo es cuando se atragante con algo.

Quizá una buena “cucharita” haría que Bill Maher cambiase de opinión, pero su humor nos da la clave. La opinión de que “saltarse el polvo” e ir directamente a la parte aburrida de después (los abrazos) como claro signo de “ser neuróticos o impotentes” tiene gracia porque es muy real y coincide con lo que piensa una mayoría. Es lo que se supone que ha de decir un americano viril, tipo He-Man sobre el contacto físico no sexual, ¿verdad?

Los Hombres de Verdad no comen quiche, y los Hombres de Verdad NO abrazan… ¿o si?

Debo admitir, incluso como creador de todo este Rollo Abrazador, que pensé que los hombres serían los últimos en coger la idea de que los abrazos son mucho más que una obligación post-coital. Que yo, un practicante de artes marciales y jugador de fútbol americano ex universitario convertido en masajista y educador sexual, haya visto el valor sanador y beneficioso del contacto físico no sexual para hombres y mujeres, fue solo una casualidad de la vida, ¿verdad? La mayoría de los hombres de verdad que conozco iban a necesitar de persuasión para guardar sus actitudes de “Los Hombres son de Marte” para estar con mujeres en pijama a su alrededor y practicar el contacto físico y la comunicación de forma que NO se pudiesen meter dentro de sus bragas.

Creí que la única razón por la que los hombres acudirían a las Cuddle Parties sería poder cambiar el hacer la cucharita con todas las mujeres que estuviesen disponibles, por un agradable descanso en pijama, en lugar de la escena de las de tener que escoger mujeres disponibles en el fiestón de toqueteos de bar, o de los ronquidos incesantes de los maridos o de los niños llorando.

Sin embargo, lo que conseguimos fue algo completamente diferente.

Lo que obtuvimos fue una creciente lista de correo tipo newsletter con dos o tres hombres por cada mujer y llamadas y e-mails de montones de hombres preguntando que cuándo podían acudir a una Cuddle Party. Por casi cada Cuddle Party que hemos lanzado, Marcia y yo tuvimos una lista de espera de un puñado de hombres porque había demasiadas respuestas de confirmación como para mantener el ratio de hombre/mujer al 50%.

Al principio, creí que nos contactarían los mismos gilipollas y avasalladores pichas bravas del “me das tu número” que molestaban a mis clientas femeninas durante todos los años que estuve sirviendo copas como camarero. Seguro que querrían venir y abrazar a todas las mujeres, ¿verdad? Y Marcia y yo tan solo tuvimos la suerte de que los primeros chicos que aparecieron para abrazar parecían majos. Como un buen Socorrista de Abrazos de Guardia, estaba preparado para actuar y terminar con esos descerebrados electores de mujeres tan pronto como empezaran a pasarse.

Pero los “tíos elige tías” nunca aparecieron.

Los memos que no saben aceptar un NO como respuesta no son los hombres que vienen para abrazar/se. Tampoco son los “neuróticos e impotentes” del grupo masificado en pijama que muestra Bill Maher. Los hombres que acuden a hacer la cucharita, a masajear y a acariciar con la nariz, son aquellos que ni yo, ni mis amigas mujeres, pensábamos que existiesen, y mucho menos que deambulasen por el mundo en un número tan elevado.

Tras siete meses y más de 60 Cuddle Parties, puedo decir que lo que al inicio era sorpresa, hoy en día es cálida satisfacción, y es que LOS HOMBRES DE VERDAD SI ABRAZAN. Y vienen a las Cuddle Parties.

LOS HOMBRES DE VERDAD SI ABRAZAN. Y acuden a las Cuddle Parties.

Cuando digo “Hombre de Verdad” no me refiero a que Fonz de “Días Felices” conozca al Último Héroe de Acción o a Rhett Butler de “Lo que el viento se llevó”. Me refiero a hombres listos, divertidos, amables que saben cómo tocar, quienes respetan el NO de una mujer, y quienes les dan a las mujeres el espacio para decidir lo que realmente quieren. La clase de hombre que no solo entiende todo esto sino que se da cuenta de POR QUÉ es importante. Estoy hablando de los hombres que se interesan en conocerte antes de pedirte tu número de teléfono.

Y tampoco estoy hablando de peleles desnatados e hipersensibles.

He conocido a hombres que están tan por la labor de cambiarte una rueda pinchada como de darte un masaje en tus pies cansados. He visto llegar a hombres vestidos con sus trajes de 1000€ y ponerse su viejo pijama marinero sin pestañear. Hemos tenido Monstruos Abrazadores millonarios y Monstruos Abrazadores obreros, Monstruos Abrazadores abogados y Monstruos Abrazadores programadores informáticos gracias a nuestras Montañas de Cachorros. Agentes de seguros, y profesores de universidad, artistas y arquitectos… ¿y qué tienen todos en común? Que lo pillan. O al menos están cansados de lo que han ido captando.

Afrontémoslo, puede que la escena del bar/contacto/ligar sea divertida, pero te puedes hacer viejo intentando interpretar el papel de hombre elector de mujeres. E incluso las mejores relaciones son vulnerables a la inevitabilidad ocasional.

Para mí, como hombre, está siendo increíble conocer a otros hombres que piensan igual, hombres que respetan a las mujeres y que no tienen miedo de actuar así. Es como si finalmente me hubiese tropezado con toda una sociedad secreta de hombres que han tomado el concepto de un “Hombre de Verdad” y lo han actualizado más allá de la competitividad del “quién se ha follado a más tías” y del “deja que te impresione con mi Rolex”. Hombres, admito que os había juzgado mal.

Y ahora, señoras, una pregunta: ¿que pasaría si Indiana Jones o Rhett Butler te propusieran hacer el abrazo de la cucharita y que no fuese solo tras haber tenido sexo?

Si queréis conocer a un hombre que se divierta con la música alta y bebiendo, un bar será el lugar ideal donde buscar. Si, por el contrario, quieres rodearte de Hombres REALES divertidos e inteligentes a los que les guste abrazar, que no tienen miedo de comunicar lo que quieren, y quienes quieren que digas NO si sientes que no quieres algo (¡y que digas SI, a propósito, cuando sientes que SI quieres algo!)… Bien, entonces, Cuddle Party ha de ser el sitio donde buscar.

Parece ser que los “Hombres de Verdad” SI abrazan.

Written By SUE MAGENTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *